1) Fotos, fotos, fotos. Pero que sean reales.
Haz las fotos en el momento de mayor luz en tu casa, y procura que todo esté ordenado y limpio.
Es sin duda el aspecto más importante del anuncio, nada atrae más usuarios como una fotografía de calidad. Cuanto más, mejores y más descriptivas sean mejor, los potenciales clientes no se tomarán ninguna molestia en leer el anuncio, analizar comentarios o prestar atención a los servicios especiales de pago.

¿Has pensado en contratar a un fotógrafo profesional? Si todavía no tienes presupuesto suficiente puedes buscar a algún estudiante que quiera practicar a cambio de un importe de dinero menor. Seguro que las hará mejor que tu.

Todo eso está muy bien, pero no olvides que las fotos deben ser reales, de nada servirá engañar a los clientes. El primero te pondrá un comentario muy negativo, y luego es muy difícil remontar.

2) Pero lo más importante es la limpieza.
No ahorres tiempo ni dinero en la limpieza. Si es necesario, contrata a un servicio de limpieza (puedes repercutir el coste en el precio del alquiler, pero no intentes ganar dinero con ello).

Renueva las sábanas con frecuencia. No tienen porque ser caras, pero debe tener un aspecto, tacto y estado limpio y agradable. Asegúrate que las toallas están perfectas que el baño está impoluto. ¿la cocina? Esencial.

Nadie te culpará porque los muebles sean antiguos. Pero no te perdonarán la suciedad.

3) Se honesto en tus descripciones

Tu no conoces al huésped, pero el tampoco te conoce a ti. Es mucho mejor ser honesto desde el primer momento.

Los huéspedes deben encontrar lo que leyeron. Incluye toda la información que consideres necesaria para que entiendan y se imaginen en tu lugar. Descríbelo como si te acabases de comprar la casa y se lo estuvieses describiendo a un buen amigo al que no le ocultas nada.
Si puedes, dale tu descripción a un amigo que conozca tu casa para que te de su opinión.

Es tu momento para destacar aspectos que te diferencian del resto: jacuzzi, servicio de limpieza semanal, bicicletas, televisor de alta definición, …

No seas demasiado formal, la educación es primordial pero puedes utilizar un tono informal y, sobre todo, amigable (y ojo con los errores ortográficos). ¿Te has fijado en el tono que utiliza Airbnb? Es perfecto.

4) Deja las cosas claras desde el principio

Si el huésped tiene claro las reglas del juego estará más relajado porque sabrá que puede usar (y como) y qué no. Los huéspedes normalmente entienden que están en tu casa, y que hay cosas personales muy importantes que hay que cuidar.

Pero no olvides expresarlo de forma amigable.

5) Internet Gratis

Ya no podemos vivir sin internet. Queremos estar comunicados continuamente. El huéspede querrá buscar información sobre el destino, contactar con sus seres queridos para avisarles que todo está bien, … Lo siento, Internet Gratis NO es negociable.

6) Responde rápido, de forma concisa y amable a todas las consultas de información.

Un trato agradable y siempre dispuesto a ayudar es esencial (aunque pienses que lo habías descrito perfectamente en el anuncio) . Ten en cuenta que el huésped no espera que seas un profesional de la hostelería, por lo que te valorará por el tono de tus comunicaciones.

Responde dentro de las 24 horas siguientes de la consulta, cada vez más viajeros quieren hacer una reserva rápida. La mayoría de los viajeros pueden llegar a ponerse en contacto con más de 10 propietarios antes de reservar.

7) Asegúrate que tu calendario está actualizado

No hagas perder el tiempo. Si un viajero contacta contigo es porque apareces con disponibilidad. Si respondes algunos días después diciendo que no está disponible perderás tu reputación, el algoritmo de dicha página te penalizará poniéndote más abajo (en algunos casos pueden incluso eliminarte el anuncio). Ten en cuenta también que estás afectando a la reputación todos los propietarios que anuncian en la misma página.

Este proceso es frustrante para los huéspedes de modo que muchos de ellos terminan alquilando hoteles, simplemente por los problemas de alquilar una casa de vacaciones y al mismo tiempo tratando de evitar las estafas y decepciones.

Actualiza tu calendario de disponibilidad. Con herramientas como Sync lo tendrás todo actualizado automáticamente.

8) Provee de todo lo necesario

 Platos, vasos, cubiertos, servilletas, papel wc, agua fresca, productos de baño esenciales como jabón, … y házselo saber al huésped. Así, cuando llegue podrá relajarse y no tener que bajar corriendo al super.

9) Facilita la llegada

Prepara un proceso de llegada sencillo, explica muy claramente como llegar a tu casa, mantén una actitud abierta y generosa con tu tiempo para que el huésped no llegue estresado, piensa que si vienen con niños, todo se hace más complicado. Facilita la vida, no la hagas más complicada.

 10) Y algunas otras cosas que darán ese toque especial

Una lista de lugares a visitar, bares donde bailar, restaurantes donde comer, actividades a hacer, momentos y fiestas locales, algunas palabras para que se puedan comunicar con los locales, …Una cesta de bienvenida con fruta, o una botella de vino, …
Ordenador con impresora, jabón nuevo, …
Contacta con ellos después del primer día para asegurarte que todo está bien.

¿Qué haces tu para agradar a tus huéspedes? Esperamos tus comentarios! 

Comment